Comparte
  • 277
    Compartidos

Situada en la ruta natural que une la Meseta con Galicia a través del valle del Sil, se encuentra Astorga, capital de la Maragatería, en la provincia de León. Encrucijada de caminos, Asturica Augusta, la «ciudad grandiosa», como la describió Plinio el Viejo cuando desde ella partía el oro de Las Médulas hacia Roma, fue principio de la Vía de la Plata.

La historia de Astorga

Construida sobre un castro celta (antiguo centro de los ámacos y después de los satures), fue capital del Conventus Asturum, pero entró en declive con la caída del Imperio Romano. Más tarde fue sede episcopal (siglo III).

Recuperó su auge al convertirse en parada obligatoria del Camino de Santiago. Gozó de un importante comercio en la antigüedad, auspiciado, en gran parte, por la ruta jacobea.

PUBLICIDAD

Fue parte del reino de los suevos tras las invasiones bárbaras y en 714 fue tomada por las tropas musulmanas de Tariq, aunque sería reconquistada por la monarquía asturiana a mediados del mismo siglo.

En el año 995 cayó en manos de Almanzor que ordenó destruir sus murallas. Alfonso VI le concedió un fuero y a finales del siglo XVIII perteneció al señoría secular de la provincia de León.

Astorga_palacio_episcopal
Palacio Episcopal de Astorga, obra de Gaudí.

La muralla medieval y romana

Antes de comenzar el recorrido por las calles de la ciudad leonesa, hay que detenerse en sus murallas medievales, construidas sobre antiguas defensas romanas.

Su trazado limita la ciudad monumental y comercial, y los barrios industriales y residenciales, realzando la belleza que Astorga, durante siglos, ha dejado una profunda huella al viajero que la visita. En el subsuelo hay que visitar la ergástula, que fue una cárcel de esclavos.

La catedral de Santa María, erigida sobre la fábrica románica del siglo XIII, tiene elementos góticos, plateresco y del barroco. Su claustro (siglo XVIII) es igualmente de suma elegancia.

Completan el patrimonio arquitectónico religioso de Astorga las iglesias de San Andrés, San Francisco, Santa Marta y San Bartolomé, el convento de Sancti Spiritus y el santuario de Fátima.

El Palacio Episcopal de Gaudí

La huella modernista la podemos encontrar en el Palacio Episcopal (siglo XIX), obra del genial Antonio Gaudí. El arquitecto catalán utilizó en él piedra granítica y lo rodeó con un foso. Tiene tres plantas: el vestíbulo está decorado con cerámica vidriada, el segundo acoge le salón del Trono y una capilla con vidrieras, frescos, azulejería de Zuloaga y cerámica vidriada.

El Ayuntamiento, del siglo XVII, es uno de los principales edificios barrocos de la provincia y en su fachada destaca el famoso reloj de los Maragato, que hay que visitar cuando los populares muñecos Zancuda y Colasa dan las horas.

De carácter religioso son también el Seminario Mayor, obra de 1756 con fachada de tres alturas y trazas herrerianas, que cuenta con tres claustros cerrados y capilla neoclásica; o la iglesia de Santa Colomba de Puerta de Rey.

gaudi_palacio_episcopal
El Palacio Episcopal es una de las obras más representativas del Modernismo.

Otras construcciones de interés en Astorga son el Hospital de las Cinco Llagas, que fue uno de los hospitales de peregrinos más importantes de la ciudad y sobre el cual se construyó un edificio en el siglo XVIII, del que tan solo se conserva la portada.

O bien la Celda de las Emparedadas, un pequeño espacio entre San Esteban y Santa Marta que se empleó en la Edad Media las mujeres que se emparedaban toda su vida por penitencia.

No hay que olvidar probar el plato más destacado del municipio, el cocido maragato, que se elabora con nueve carnes. Debe comerse empezando por este ingrediente, para continuar después con los garbanzos y terminar con la sopa.


Comparte
  • 277
    Compartidos

12 Comentarios

  1. Sin duda, Astorga merece una visita con tiempo. Quizá no es demasiado conocida pero tiene lugares muy interesantes, además de una gastronomía muy recomendable. Para dormir, un hotel a tener en cuenta, no sólo por su estética si no por la Historia que acumula, es Casa de Tepa.

    • Viajes de Primera, muchas gracias por tu comentario y tus recomendaciones. Lo cierto es que este pequeño enclave leonés posee un atractivo histórico y turístico de primer nivel. Destacaría el precioso Palacio Episcopal de Gaudí.

  2. Buena exposición. Tan solo una matización, en cotra del creer popular, la fundación romana de Astorga es de nuevo cuño, nunca hubo un castro celta anterior y en ninguna de las numerosas excavaciones arqueológicas realizadas en su solar se han encontrado evidencias de ello. Bien es verdad que es una fundación antigua, acaecida durante las Guerrasw Cántabras como campamento legionario, aunque muy pronto pierde ese caraácter militar y pasa a ser un munnicipio civil, que pronto se convierte en capital de un conventus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here