PUBLI
Comparte

Es obvio por qué Argentina impresiona tanto a los viajeros: tango, gauchos, fútbol, Patagonia, los Andes… y Buenos Aires. Llegar a la capital sudamericana es como subir a un tren en marcha.

Por la ventanilla del taxi se aprecia el bullicio confuso de una metrópoli moderna hasta que se descubre la vida de la calle: los cafés, las flores moradas de los jacarandás que cubren las aceras y los porteños de ropas elegantes caminando decididos entre fachadas de piedra del siglo XX.

Para los viajeros que proceden de Europa, visitar otros continentes supone una de las mejores inversiones que se pueden realizar si quiere disfrutar de una nueva experiencia completamente nueva. Este es el motivo por el que los vuelos a Buenos Aires no han dejado de crecer durante los últimos años.

Cultura y ocio en Buenos Aires

Uno de los motivos por los que Buenos Aires se convierte en uno de los mejores destinos a los que poder acudir es por la gran cantidad de atracciones culturales que se pueden visitar.

Se trata de diferentes actividades, con visitas guiadas y con circuitos especialmente diseñados para los turistas, que permitirá descubrir una ciudad completamente renovada repleta de historias y secretos por conocer.

Además de ello, a nivel arquitectónico e histórico también se trata de uno de los destinos preferidos para una gran cantidad de público.

Qué ver en Buenos Aires

Son unos cuantos los lugares imprescindibles que el viajero debe conocer durante su estancia en Buenos Aires. El primero, la Plaza de Mayo, escenario de los grandes acontecimientos que han dejado huella en la historia del país.

Cada jueves se reúnen aquí las conocidas como Madres de la Plaza de Mayo, quienes perdieron a sus hijos durante la dictadura militar. Además, la plaza está llena de edificios emblemáticos: Cabildo Histórico, la Catedral Metropolitana, el Banco Nación o la famosa Casa Rosada.

casa_rosada_buenos_aires
La Casa Rosada es la sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina.​

Cada domingo resulta curiosa la visita al Mercado de Pulgas de San Telmo, en la plaza Dorrego. En el barrio de La Boca, aparte de conocer la Bombonera, su estadio de fútbol, hay que visitar el pasaje Caminito, un callejón popular por sus casas de colores.

Otra parada necesaria se hace en el Café Tortoni, uno de los más antiguos de la urbe argentina (1858). Y para los amantes de Mafalda, su estatua a tamaño real sentada en un banco se localiza en San Telmo.

También debe el viajero acercarse hasta la Plaza de la República para contemplar in situ su icónico Obelisco, de 70 metros de altura. Solo se puede ver desde fuera.

La historia de Buenos Aires

La ciudad sureña tuvo dos fundaciones. La primera en 1536 por Pedro de Mendoza (destruida en 1541 por los propios habitantes a raíz de las constantes amenazas de los nativos), y la segunda en 1580 por Juan de Garay. En ambas ocasiones perteneció al Virreinato del Perú del Imperio Español.

En 1776 fue designada capital del Virreinato del Río de la Plata. Durante la primera de las invasiones inglesas (1806), Buenos Aires fue ocupada por fuerzas armadas y quedó por unos meses bajo la bandera de Inglaterra.

En 1810 los pobladores de la ciudad realizaron la Revolución de Mayo, que expulsó al virrey, estableció una junta de autogobierno y dio inicio a la guerra por la independencia de Argentina.

PUBLI

Gastronomía variada

La cocina de Buenos Aires es otro de los aspectos que el viajero debe probar en su visita. Comerse cada rincón de la ciudad resulta más sencillo que nunca gracias a la amplia variedad de opciones que se pueden encontrar en sus restaurantes.

Con influencias españolas e italianas, la carne es el producto estrella. Entre ellas destaca el asado, la tira de asado o el vacío, generalmente acompañado por chorizos, mollejas, chinchulines y morcillas.

Un paraíso para los amantes de la moda…

Si al viajero le gusta la moda, Buenos Aires es uno de esos lugares que no puede dejar pasar. Actualmente, concentra una gran cantidad de marcas de primer nivel que se unen a marcas locales ofreciendo diferentes opciones para sentirse mejor que en casa.

La apuesta que han realizado sobre la ciudad la mayoría de las firmas internacionales ha permitido descubrir una nueva vertiente de la ciudad que no deja a nadie indiferente.

… Y de la naturaleza

Además de todo lo anterior, no se puede olvidar la presencia de la naturaleza en cada uno de los rincones de Buenos Aires. La capital argentina es uno de esos lugares que seguro que terminan por enamorar al viajero.

En Buenos Aires se concentran una gran cantidad de parques, espacios naturales y todo tipo de rincones en los que la naturaleza acapara el máximo protagonismo. Como el Parque 3 de febrero, de 40 hectáreas en el barrio de Palermo.


Comparte
PUBLI

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí