Comparte

Si por algo se distingue Cervera de Pisuerga es por contar con uno de los cascos antiguos que mejor se conservan en toda Palencia. Todo un viaje al pasado que descubre con atención el viajero.

Qué ver en Cervera de Pisuerga

La iglesia de Santa María del Castillo, de estilo gótico tardío, es su monumento más destacado, con dos verdaderas obras de arte en su interior: la capilla de Santa Ana y su retablo hispano-flamenco, con una Adoración de los Reyes pintada por Juan de Flandes.

Para acceder al templo hay que subir una fuerte pendiente que, sin embargo, se desciende con facilidad para llegar a las calles principales de la villa, con viejas casonas de salientes miradores y soportales con columnas de piedra que a veces presentan capiteles esculpidos.

PUBLICIDAD

En las inmediaciones de la Plaza Mayor es posible admirar algunas construcciones de interés, como la Casa de los Leones, en cuya fachada llaman la atención sus escudos, con felinos tallados.

Cervera de Pisuerga: un viaje al pasado 1

La visita a la ermita de la Cruz, con una espadaña de piedra rojiza, sirve de anticipo a otro de esos lugares imprescindibles, que abre sus puertas justo enfrente, en una casa blasonada, la más antigua de la villa (siglo XV).

Se trata del Museo Etnográfico de Cervera de Pisuerga, donde se exponen trajes, utensilios de cocina, herramientas y objetos que recuerdan las costumbres más ancestrales de la zona.

El privilegiado marco en el que se ubica el Parador de la localidad palentina tiene nombre propio: la Reserva Nacional de Fuentes Carrionas. Es un espacio natural protegido con una extensión de 4.500 hectáreas que se extiende desde el noroeste de la villa hasta los límites con las provincias de Cantabria y León.

Cervera de Pisuerga: un viaje al pasado 2

La Reserva se puede recorrer de varias maneras. Una de ellas es a través de la ruta que parte de Velilla del Río Carrión, con importantes vestigios romanos, y Guardo, localidad minera cuyo principal monumento es el palacio barroco del obispo Bullón.

Una sinuosa carretera permite al viajero adentrarse en un paisaje único, en el que se sucede embalses y valles y cumbres de hasta 2.500 metros de altura, como las Curavacas y Espigüete.

En el Parque Natural De Fuentes Carrionas se localiza el Parador de Cervera de Pisuerga, un remanso de paz de confortable acogida. Aparte de naturaleza, conserva pasado, historia del Medievo, ya que en las localidades próximas se concentran más de un centenar de templos románicos, desde grandes monasterios hasta pequeñas ermitas integradas en el paisaje.

Cervera de Pisuerga: un viaje al pasado 3

Parada obligatoria es Alba de Cardaños, en la ribera del embalse de Camporredondo, con un mirador de vistas inigualables.

Una visita a Aguilar de Campoo

A escasos 29 kilómetros el viajero puede prolongar su itinerario con historia visitando Aguilar de Campoo, que pierde sus orígenes en la noche de la Prehistoria. Algunos expertos la identifican con la antigua Veltica o Belgia de los romanos.

Las ruinas de su castillo, algunos lienzos de las murallas y sus puertas. que dan paso a un casco urbano sumamente pintoresco con algunas calles portadas, hablan de su importancia en otros tiempos.

Destacan la iglesia de Santa Cecilia, románica, y la iglesia de San Miguel, también románica en su origen, con el sepulcro gótico de don Garci González y varios sepulcros manieristas (siglo XVI) de los marqueses de Aguilar, un sepulcro renacentista, un retablo también renacentista y diversos bienes muebles.


Comparte

2 Comentarios

  1. Hola, buen blog, y estupendo recorrido que seguramente intente realizar esta semana santa (si es posible hacerlo con autocaravana, que imagino que no habrá problema).

    Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here