PUBLI
Comparte

En plena vorágine deportiva con la celebración estos días de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, los deportes de invierno retoman el interés del viajero aficionado por la historia. España es un destino de primer nivel para la práctica del esquí u otro tipo de actividades relacionadas con la nieve. Los Pirineos aragonés o catalán con el valle de Arán, Sierra Nevada o ya la cercana Andorra cuentan con excelentes estaciones y pistas para esquiar.

A la hora de escoger la estación de esquí más idónea para las características del viajero, se puede tener en cuenta el Informe del sector de deportes de nieve 2022 que explica con detalle la oferta de lugares como Formigal, Candanchú, Cerler, Boí Taüll, Ordino, Panticosa, La Molina… El trabajo elaborado por la agencia de marketing digital nos permite, por ejemplo, viajar a un destino apasionante que ahora desglosamos:

Baqueira, Pla de Beret…

El valle de Arán es, aparte de un lugar con historia, una de las zonas privilegiadas de los Pirineos para un fin de semana invernal. Si Baqueira es la referencia para los esquiadores, el Pla de Beret y el entorno de Montgarri lo es para los que buscan otras actividades en la nieve: desde paseos en motonave a trineos tirados por perros. Y todo en un entorno digno de postal navideña.

La cuenca alta del valle de Arán la ocupa la estación de Baqueira-Beret, para muchos la mejor estación española. Baqueira es una referencia de calidad de nieve, amplitud de dominio esquiaba y buenos remontes. Tiene pistas largas y para todos los gustos desplegadas por dos vertientes, lo que suele asegurar siempre buenos descensos y magníficos fuera de pista.

Pero mientras la zona de Baqueira es más alpina y cañera, la zona del Pla de Beret es la perfecta para practicar esas otras actividades invernales que no necesitan tablas de esquí o snowboard.

Viajar en motonieve

Varias empresas ofrecen en el Pla actividades como speed riding (una mezcla de esquí y parapente) o paseos en motonieve. Estos artilugios con palas delanteras y oruga tractor se han convertido en los vehículos más eficaces para territorios árticos, donde igual se utilizan para pastorear rebaños de renos que para ir a comprar el periódico en una gélida mañana invernal.

sierra_nevada

En Beret las excursiones discurren por caminos forestales cubiertos de nieve y de escaso desnivel, guiados siempre por un experto. Las motonieve son fáciles de conducir tras una pequeña charla introductoria y ofrecen velocidad y adrenalina controlada.

Trineos con perros

Más silenciosos y ecológicos son los trineos tirados por perros. Los trineos traen la imagen lejana y aventurera de las exploraciones polares y son además perfectos para hacer con niños, por lo que tiene de contacto con los animales. Se ofrecen desde cortos paseos de una hora por el Pla o con salida y llegada al refugio de Montgarri a excursiones de jornada completa.

Para quienes prefieran un medio aún más sencillo y natural están las raquetas de nieve. Tan antiguas como la presencia humana en los polos, las raquetas han sido el instrumento más eficaz para desplazarse a pie por zonas nevadas. Su uso no requiere de conocimientos previos y el importe del alquiler es mucho más económico que el de cualquier otro de los medios de transporte invernal.

Cualquiera de ellos es una buena forma de aproximarse en invierno a esta zona alta de el valle de Arán, el más singular del Pirineo español, pues es el único que desagua hacia el norte, hacia Francia.

PUBLI

España antes que Francia

Y todo por una decisión popular: en 1313 los araneses eligieron por votación seguir perteneciendo a la corona de Aragón en vez de a la de Francia, país que tienen más cerca y accesible, pese a que hasta se inauguró la carretera del puerto de la Bonaigua, en 1924, la única forma de comunicación con el resto de Cataluña era una senda que quedaba medio año incomunicada por la nieve.

El viajero no puede dejar de conocer algunos de los encantadores pueblecitos del valle, en especial Arties, donde pese al auge del turismo el conjunto urbano guarda una armonía y un respecto a la arquitectura tradicional pirenaica.

En otra época hay que dejar tiempo también para hacer senderismo por el Camino Real, paralelo al río Garona, una antigua pista que durante siglos representó la única vía de comunicación entre las localidades aranesas.


Comparte
PUBLI

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí