Comparte

Las olas más grandes de España, que alcanzan hasta los 28 metros de altura, baten el cabo más terrible de la Costa da Morte: el Faro de Cabo Vilán.

En el mismo faro existe un museo dedicado a los naufragios y, a ocho kilómetros, junto a la playa de Trece, se encuentra el Cementerio de los Ingleses, donde yacen los tripulantes del crucero torpedero británico Serpent, que el fiero mar devoró y ‘vomitó’ aquí la noche del 10 de noviembre de 1890. Eran 175 y solo se salvaron tres.

La historia del Faro de Cabo Vilán

El Faro de Cabo Vilán es un emblemático faro situado en la Costa da Morte, en la provincia de A Coruña. Construido en 1853, es uno de los faros más antiguos de la región y está ubicado en un acantilado rocoso a una altura de 125 metros sobre el nivel del mar.

Su luz alcanza hasta 55 kilómetros de distancia y ha sido crucial para la navegación en la peligrosa costa gallega.

Además de su función como faro, el entorno natural alrededor de Cabo Vilán es impresionante, con acantilados escarpados y vistas panorámicas al océano Atlántico.

El faro está abierto al público y cuenta con un centro de interpretación que ofrece información sobre su historia y la geología de la zona. Se trata de un destino turístico popular para aquellos que visitan la Costa da Morte en Galicia.

Historia marcada por los naufragios

Además de su importancia como guía para la navegación marítima, el Faro de Cabo Vilán tiene una historia marcada por varios naufragios debido a las peligrosas condiciones de la costa y los fuertes vientos y corrientes que la rodean. El trágico evento del Serpent llevó a la instalación de una sirena en el faro para advertir a los barcos del peligro cercano.

faro_camariñas
El Cementerio de los Ingleses junto al Faro de Cabo Vilán.

El faro ha sido objeto de varias mejoras a lo largo de los años para garantizar su eficacia como faro y su resistencia a las condiciones climáticas adversas.

Además, su ubicación remota y pintoresca lo convierte en un destino popular para los amantes de la naturaleza y los fotógrafos que buscan capturar la belleza agreste de la costa gallega.

Qué ver en Camariñas

La localidad a la que pertenece es Camariñas, un pintoresco pueblo costero conocido por su historia marinera y su tradición pesquera.

Camariñas también es famosa por sus encajes de bolillos, una habilidad artesanal que ha sido transmitida de generación en generación y que es reconocida en todo el mundo.

El pueblo también destaca por su puerto pesquero, donde se puede observar la vida cotidiana de los pescadores locales y comprar pescado fresco directamente de las embarcaciones.

Además de su rica cultura marinera, Camariñas cuenta con hermosas playas y paisajes naturales impresionantes. La playa de Laxe es una de las más populares, con arena fina y aguas cristalinas perfectas para nadar y relajarse.

Naturaleza en Camariñas

El entorno natural de Camariñas, que incluye acantilados escarpados y rutas de senderismo panorámicas, atrae a turistas y excursionistas que buscan explorar la belleza virgen de la Costa da Morte.

En Camariñas, además de su rica cultura marinera y sus hermosos paisajes naturales, los visitantes pueden disfrutar de una deliciosa gastronomía gallega.

Los restaurantes locales ofrecen una amplia variedad de platos basados en productos frescos del mar, como mariscos, pescados y pulpo, preparados de acuerdo con recetas tradicionales que resaltan los sabores auténticos de la región.

Los platos típicos de la zona incluyen pulpo a la gallega, empanadas de marisco, percebes, y caldeirada, un guiso de pescado con patatas y verduras.

En resumen, Camariñas ofrece una combinación única de tradición, naturaleza y gastronomía, lo que la convierte en un destino encantador para aquellos que buscan experimentar la auténtica cultura gallega en un entorno costero pintoresco.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí