Comparte

Las fuentes termales son el agua hirviente de la superficie de la Tierra, conocida por su rica fuente de azufre y sus beneficios curativos. Estas aguas subterráneas calentadas geotérmicamente se recogen a veces de forma natural en piscinas o incluso se canalizan en balnearios artificiales.

Ambas opciones tienen sus propias ventajas, como la relajación y los beneficios medicinales. Aunque no siempre es posible darse un chapuzón en estas aguas termales naturales, el viajero puede trasladarnos a visitar de manera virtual las mejores aguas termales del mundo. Y el lector puede descubrirlas reservando vuelos baratos a su destino favorito. Sumerjámonos en las mejores aguas termales del mundo:

Laguna Azul (Islandia)

Se trata de una de las aguas termales más famosas, que se encuentra en Grindavik, a unos 50 minutos en coche de la capital, Reikiavik. Tiene un aspecto fascinante cuando la roca de lava negra se mezcla con el agua azul lechosa.

Con una temperatura de más de 100 grados, esta laguna azul proporciona una experiencia de spa natural por sí misma junto con las máscaras de barro de sílice y las sales minerales. Además, hay dos hoteles disponibles en el lugar, donde podrá relajarse y disfrutar de las vistas panorámicas: el lujoso Retreat Hotel y el minimalista Silica Hotel.

Khir Ganga (India)

Merece la pena visitar la belleza de la fuente termal India de Khir Ganga, en Himachal Pradesh, para hacer senderismo y dejarse hipnotizar por el paisaje de la naturaleza. Se dice que esta fuente termal es el lugar donde el dios hindú Shiva ha meditado durante 3.000 años. Además, este lugar cuenta con un templo hindú dedicado al dios Shiva.

Pamukale (Turquía)

El viajero puede dirigirse a Denizli para explorar las piscinas de 17 niveles de Pamukale que son tan hermosas como las aguas termales. Además, es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que refleja a la perfección el cielo del Egeo Cerúleo.

También puede sumergirse en la serenidad de la cercana piscina de Cleopatra, también conocida como la piscina de las antigüedades de Pamukale, un regalo del romano Marco Antonio a la propia faraona.

Termas de Chena (Alaska, EE.UU.)

Darse un chapuzón en medio de la serenidad natural en las Termas de Chena, a unos 100 km al noreste de Fairbanks, es toda una experiencia con historia. Fundadas en 1905 por un par de hermanos mineros de oro, estas termas son la principal atracción y las aguas termales más famosas del estado.

El viajero puede sumergirse en aguas de 106 grados de temperatura y, si se tiene un día de suerte, incluso se puede vislumbrar la aurora boreal. Otras opciones para darse un chapuzón incluyen bañeras interiores y exteriores.

También se puede tomar un appletini en un bar de hielo del complejo, que asimismo alberga el Museo de Hielo de la Aurora, elaborado con más de 1.000 toneladas de hielo y nieve.

Gran Manantial Prismático (Wyoming, EE.UU.)

La mayor y principal atracción del Parque Nacional de Yellowstone, el Gran Manantial Prismático, tiene unos 370 pies de ancho y 120 pies de profundidad, y es la tercera fuente termal más grande del mundo.

pamukkale_termas
Aguas termales de Pamukkale.

A 188,6°F, el centro de la piscina es de un azul penetrante rodeado de anillos de color que van del verde al naranja. Sigue siendo la fuente termal más capturada y emocionante de todo el mundo, donde se puede disfrutar de la vista escénica de la belleza cautivadora de la naturaleza.

Kurokawa Onsen (Kyushu, Japón)

En las termales naturales de Kurokawa Onsen el viajero puede pasar la noche o incluso obtener un pase de un día para los manantiales con acceso a tres de los 24 baños participantes de su elección. También puede escoger entre las piscinas situadas en cuevas rodeadas de bambú.

Isla de la decepción (Antártida)

La belleza de la canción de hielo y fuego de la naturaleza, donde un volcán submarino activo ha formado una caldera en medio de las gélidas islas Shetland del Sur de la Antártida es una experiencia única.

Además, bajo la superficie, la isla mantiene oculto su calor. Por ello, los viajeros suelen adentrarse en las playas de arena negra para sentir el calor geotérmico después de darse un chapuzón polar en el mar.

Junto a ello, no existen fuentes termales oficiales, hay manantiales termales que pueden alcanzar temperaturas de más de 158°F. También se puede llegar a la isla a través del crucero tomando el viaje de 13 días de la línea Norwegian Cruise que parte de Buenos Aires.

Banjar Hot Springs (Bali, Indonesia)

La isla de Bali es bien conocida por su belleza escénica de playas, clubes y muchos más atractivos. Pero Bali también alberga otra atracción menos conocida: Las Termas de Banjar, situadas en el extremo norte de la isla y a menos de un kilómetro del famoso monasterio budista Brahma Vihara Arama.

Cuenta con piscinas privadas y una zona de jacuzzis, además de un spa que ofrece masajes y exfoliantes corporales y un restaurante con 50 plazas a la sombra que sirve comida occidental e indonesia.

Terme di Saturnia (Toscana, Italia)

La popular atracción de las Termas de Saturnia, en el sur de la Toscana, ha formado pequeñas piscinas a lo largo de los años. Se dice que el agua del manantial, que supera los 99°F, ayuda a aliviar desde la amigdalitis hasta el acné.

Si el viajero quiere descubrir estas aguas termales, se recomienda que se aloje unas cuantas noches en el complejo turístico del lugar, que está bien equipado con un spa y un extenso campo de golf, además de las vistas panorámicas.

Desde el interior de la grieta de la Tierra, estas mejores aguas termales naturales son uno de los fenómenos más bellos y fascinantes que el viajero puede disfrutar. La belleza de estas aguas termales se muestra en su impregnación de elementos como el azufre y el hierro. Además, son como un balneario natural donde el viajero puede disfrutar de la belleza de la naturaleza en su máxima expresión.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí