Comparte

El lector que se acerque a las páginas de mi nuevo libro, Los crímenes que cambiaron la historia de España (Editorial Oberon), aparte de conocer algún que otro entresijo de la historia luctuosa de España, sobre todo relacionada con las más altas cotas de poder, también puede aprovechar para soltar las piernas y hacer turismo.

Madrid, el eje de los crímenes

Viajar a la capital de España, ciudad que ha acogido cuatro de los cinco magnicidios perpetrados contra presidentes del Gobierno (Prim, Canalejas, Dato y Carrero Blanco) supone toda una aventura por descubrir para el lector aficionado al pasado y a la historia reciente de nuestro país.

Los pasos del viajero lector de esta obra le conducen hasta la madrileña calle Marqués de Cubas (40°25′02″N 3°41′44″O), antes conocida como calle del Turco, donde tuvo lugar el asesinato contra Juan Prim el 27 de diciembre de 1870.

Para llegar hasta allí, debe iniciar el recorrido en la carrera de San Jerónimo, detrás del antiguo Palacio de Villahermosa, edificio que alberga el Museo Thyssen, parar terminar en la calle de Alcalá.

¿Qué tiene de peculiar esta vía aparte de ser testigo del primer magnicidio de la historia de España? Pues que en 1888 se construyó allí parte del inmueble del actual Banco de España. La calle toma su actual nombre de Francisco de Cubas y González-Montes, marqués de Cubas (1826-1899).

Fue un arquitecto y político español, cuya obra más destacada fue el proyecto que ideó para la construcción de la catedral de la Almudena. Alcalde de Madrid, senador y diputado, ha sido considerado el arquitecto madrileño más característico y representativo del último tercio de siglo.

En la Puerta del Sol…

Sin salir de la capital de España, la siguiente parada del viajero le hace dirigirse hasta el número 6 de la conocida Puerta del Sol (40º25’01»N 3º42’13»O), un lugar muy concurrido de la ciudad de Madrid, muy cerca de la esquina con la calle Carretas y del entonces edificio de la Gobernación que hoy es sede del Gobierno regional de Madrid.

libro_javier_ramos
El nuevo libro de Javier Ramos de los Santos.

Allí se encontraba la antigua librería San Martín, cuyo escaparate miraba con atención el presidente del Consejo de Ministros del Gobierno José Canalejas el 12 de noviembre de 1912. Poco antes del mediodía, el político sufrió los disparos del anarquista Manuel Pardiñas causándole la muerte en el acto.

Sin duda, nos encontramos en uno de los lugares más emblemáticos de la capital. Desde 1950 se localiza en la Puerta del Sol el llamado kilómetro cero de las carreteras radiales de España. Y donde tiene lugar cada 31 de diciembre a las 0 horas la tradicional toma de las doce uvas que se retransmite en televisión.

La Puerta del Sol es un lugar de cita y encuentro de los madrileños, en sus orígenes uno de los accesos de la cerca que rodeaba la ciudad en el siglo XV. Cuyo nombre procede un de un sol que adornaba la entrada.

Es famosa por haber albergado la Casa de Correos en el siglo XVIII, que luego se convirtió en Ministerio de la Gobernación y actualmente, es sede del Gobierno madrileño.

En los últimos años la Puerta del Sol ha sido noticia por haberse convertido en el símbolo del Movimiento 15M, cuando decenas de manifestantes acamparon allí la noche del 15 de mayo de 2011 reclamando un cambio político, social y económico en España. Una acampada pacífica que se prolongó hasta el mes de agosto de ese mismo año.

Uno de los reclamos turísticos de la plaza es la estatua del Oso y el Madroño, erigida en 1967 enfrente del edificio del antiguo Hotel París. Aparte del célebre cartel publicitario de los vinos Tío Pepe, el último elemento añadido a la Puerta del Sol, en 1994, es la estatua ecuestre de Carlos III.

La Puerta de Alcalá

Apenas a tres kilómetros de distancia de Sol caminando tranquilamente se llega hasta la Plaza de la Independencia (40º25’12’’ 3º41’20’’), escenario del crimen contra Eduardo Dato, presidente del Gobierno de España, el 8 de marzo de 1921.

Se trata de una gran glorieta muy icónica y conocida por albergar la Puerta de Alcalá, uno de los monumentos madrileños más populares, mandada construir por Carlos III.

El contorno de la Plaza de la Independencia está formado por edificios de finales del siglo XIX y principios del XX, levantados durante el ensanche de Madrid.

En el lado suroriental de la misma se halla la Puerta de la Independencia, uno de los principales accesos al emblemático parque de El Retiro. La glorieta fue urbanizada al estilo de las plazas parisinas, manteniendo en parte los jardines centrales que conservan elementos clásicos de época.

alcala_puerta
La Puerta de Alcalá./ Diego Delso

De camino hacia el barrio de Salamanca

La última parada de nuestro recorrido viajero por los escenarios de los crímenes contra presidentes del Gobierno españoles en Madrid nos lleva hasta la calle Claudio Coello (40º25’46’’ 3º41’09’’).

A la altura del número 104 tuvo lugar el 20 diciembre de 1973 el magnicidio perpetrado contra la figura de Luis Carrero Blanco. Ubicada en el distrito de Salamanca, la vía comienza en la calle de Alcalá y se extiende en línea recta hasta la de María de Molina.

La calle toma nombre del pintor de cámara del rey Carlos II. Claudio Coello fue un destacado representante del barroco madrileño de la segunda mitad del siglo XVII.

La vía tiene tras de sí mucha historia, pues entre sus ilustres vecinos cabe destacar al poeta Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio Machado, Camilo José Cela o el dramaturgo Guillermo Fernández-Shaw.

Su historia es esencialmente la del crecimiento del último siglo en Madrid. Y está bastante poblada de edificios religiosos, como el convento de Santo Domingo el Real, la iglesia de San Andrés de los Flamencos, o el asilo de huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús.

De ruta hacia Mondragón

Salimos de Madrid para poner rumbo a tierras norteñas. En concreto hasta el País Vasco. Y allí, en la localidad guipuzcoana de Mondragón, se ubica el actual hospital psiquiátrico de Santa Águeda (43º03’50’’ 2º31’47’’).

Antes fue balneario, donde la mañana del 8 agosto de 1897, mientras se encontraba sentado en un banco de los patios del recinto leyendo la prensa, el entonces presidente del Gobierno de España, Antonio Cánovas del Castillo, murió asesinado por los disparos del anarquista Michele Angiolillo.

Inaugurado en 1825, el edificio se levantó en un entorno ya antaño conocido por las cualidades medicinales de sus aguas sulfurosas y debido a la influencia de la concepción cultural ilustrada en favor de la higiene y la salud.

El crimen contra Cánovas hizo decaer el esplendor del balneario, por lo que solo un año después fue adquirido por el padre Benito Menni para la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para fundar un centro de salud mental.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí