Comparte

Cantavieja, Oñate y Sigüenza. Los tres mejores pueblos de España repletos de un pasado de lustre y, pese a estar repartidos por diferentes comunidades autónomas, bien merecen una visita este verano.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) lanzó una iniciativa bajo el nombre de Best Tourism Villages by UN Turism, o lo que es lo mismo, Mejores Pueblos Turísticos por la OMT.

Se trata de un proyecto global que pretende destacar los pueblos en los que el turismo preserva la cultura y las tradiciones, celebra la diversidad, genera oportunidades y protege la biodiversidad.

Y aparte, los tres gozan de una rica y amplia historia en la que el viajero se puede sumergir para disfrutar del pasado.

Junto a lugares como Ericeira, Sortelha, Vila da Madalena y Manteigas en Portugal, Ordino de Andorra, Saty de Kazajistán, Slunj de Croacia, Sirince de Turquía, Biei de Japón o Siwa de Egipto, estos son los tres pueblos españoles a los que viajamos hoy.

Qué ver en Cantavieja (Teruel)

Cantavieja, con sus poco más de 740 habitantes, puede considerarse la capital de Maestrazgo turolense. Menuda, pero no por ello dotada de un pasado lustroso en avatares que han dejado poso en las bibliotecas, está situada sobre un cerro rocoso y fue declarada Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural por su peculiar arquitectura y por el trazado medieval de sus calles.

Se respira pasado en cada uno de sus rincones. Presume de un elevado interés monumental y una rica historia que ha conocido mejores épocas a la actual. 

El origen de la población deviene antiquísimo. El hallazgo de restos arqueológicos en yacimientos neolíticos como la Cueva de los Toros o el ibérico de El Castellar así lo atestigua.

cantavieja
Cantavieja.

También cabe destacar la presencia de pinturas rupestres en el Cerradico de Casa Granja y La Masía del Tosco. Cantavieja fue la antigua Cartago Vetus, enclave fundado por el general cartaginés Amílcar Barca cuando atravesaba estas tierras de camino a la conquista de Roma durante la I Guerra Púnica en el siglo III a.C.

El patrimonio artístico que alberga Cantavieja llega a seducir al viajero más desconfiado. Los edificios que se diseminan a lo largo y ancho de la villa van del románico y el gótico al barroco. La plaza de Cristo Rey quizás sea la imagen más difundida de Cantavieja. 

Aquí se levanta el Ayuntamiento, del siglo XVI, que en su interior acoge un bello artesonado de madera. En este mismo lugar se alza la iglesia de la Asunción, que data del siglo XVII.

Qué ver en Oñate (Guipúzcoa)

En el corazón de esta provincia vasca se encuentra un encantador pueblo dotado de una rica historia que se remonta a siglos atrás.
Oñate es un destino que combina la belleza natural con el patrimonio cultural, ofreciendo a sus visitantes una experiencia única que transporta a través del tiempo.

Los orígenes de Oñate se remontan al periodo medieval, cuando el pueblo era conocido como Oñati en euskera. Se cree que fue fundado en el siglo XIII por el rey Alfonso VIII de Castilla.

Una de las características más destacadas de Oñate es su impresionante arquitectura histórica, que combina elementos medievales, renacentistas y barrocos.

El casco antiguo del pueblo está salpicado de encantadoras calles empedradas, plazas pintorescas y monumentos históricos, que ofrecen un vistazo a la rica historia y la herencia cultural de la región.

Es un conjunto monumental singular situado en el centro del valle. El núcleo primitivo data del siglo XIII y se conforma en torno a Kale Zaharra, San Antón, Santa Marina y Mendiko Kale, es decir, el entorno de la colina de Zumeltzegi.

doncel de siguenza
El Doncel de Sigüenza.

Qué ver en Sigüenza (Guadalajara)

Ejemplo turístico donde los haya, Sigüenza conserva intacto su casco antiguo de origen medieval y su valor más universal: el sepulcro de un joven que parece mirarnos desde la eternidad, una de las estatuas españolas más conocidas, el Doncel.

De los muchos atractivos artísticos y culturales con los que cuenta esta ciudad manchega, es la Catedral el más destacado de sus monumentos. 

En los laterales de la Catedral se suceden un sinfín de capillas, entre las que sobresale la de San Juan y Santa Catalina, donde se encuentra el sepulcro del doncel Martín Vázquez de Arce, muerto a los 25 años cuando participaba en la conquista de Granada. 

Está el Doncel en mármol marfileño recostado en su tumba, vestido de armadura completa que luce en el pecho, pintada en rojo, la cruz de Santiago, orden de la que era comendador, y tiene un libro en las manos.

Frente a la fachada sur del edificio se abre la Plaza Mayor, con soportales en uno de sus lados y, en su fondo, el Ayuntamiento, con escudos labrados en piedra en su fachada.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí