Comparte
  • 223
    Compartidos

Conocida internacionalmente por poseer algunos de los monumentos más notables de la arquitectura árabe, Córdoba se muestra al viajero como un museo al aire libre. Con un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, los monumentos que se suceden por la ciudad andaluza dan testimonio de su historia.

La mejor época para visitarla es el mes de mayo, cuando tiene lugar el Festival de los Patios de Córdoba. Y todo viajero avezado que se precie puede contratar visitas guiadas en Córdoba con Oway Tours con los mejores guías para conocer los lugares turísticos más emblemáticos.

Vestigios de la Córdoba romana, árabes, judíos y cristianos se mezclan en el entramado urbano. En el exterior de la muralla se alza el Alcázar de los Reyes Cristianos que mandó construir Alfonso XI en el año 1238. Fue aquí donde tuvo lugar el primer encuentro de Cristóbal Colón con los Reyes Católicos. Lo que pasó después ya casi lo dejamos para otro capítulo…

Fue entre los siglos VIII y XI, con la dinastía de los Omeyas, cuando Córdoba resplandeció entre todas las ciudades de Occidente. En este periodo, médicos y pensadores, como Averroes y Maimónides, deslumbraron al mundo desde este enclave musulmán. Abd-el-Rahmán I proclamó la independencia del emirato respecto a Bagdad, y Abd-el-Rahmán III se proclamó califa y jefe de los creyentes.

Los patios de Córdoba, un lugar de obligada visita

Palacetes transformados en museos como el de Viana o iglesias levantadas en los siglos XIV y XV terminan de configurar la fisonomía de la ciudad cordobesa, donde el barrio judío, la mezquita-catedral y el puente romano son las principales referencias de este paisaje histórico. Este último, de 230 metros de longitud, permite al viajero cruzar el río Guadalquivir hasta la Torre de la Calahorra, lugar desde donde disfruta de la mejor estampa de la urbe.

Durante la segunda y tercera semana del mes de mayo tiene lugar un paisaje florido y espectacular en las calles de la ciudad. Decenas de patios engalanados con maceteros y flores de radiante belleza se muestran gratuitamente al visitante en un certamen que también está catalogado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Lo que muchos no saben es que es posible visitar los patios de Córdoba durante todo el año y casi diríamos que fuera de las fechas del festival es cuando mejor se pueden conocer, porque no se encuentran tan saturados de público.

Una de las casas patio que no hay que dejar de visitar durante la estancia en Córdoba es el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios Trueque Cuatro, lugar de referencia para estudiar y comprender una de las fiestas más hermosas que se celebran en España.

Los Patios de Córdoba forman parte de la memoria colectiva de todo un pueblo, es el acervo de una tradición que fascina a quien los visita. Los patios en concursos se señalan con macetas de setos que se colocan flanqueando las puertas, de modo que puedan ser identificados de manera clara.

Patios de Co%CC%81rdoba Mari%CC%81a Jesu%CC%81s Blanco 900x506 - Los patios de Córdoba: Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
Los patios de Córdoba se engalanan con maceteros repletos de flores vistosas./ María Jesús Blanco.

Y además de sus famosos patios…

Pero Córdoba es mucho más que sus patios. Es una ciudad en la que se puedes visitar la conocidísima y famosa Mezquita de Córdoba. Una de las mezquitas más grandes que se han construido en el mundo islámico, con 23.400 metros cuadrados, y es sin duda el monumento más emblemático de la ciudad. Se empezó a construir en el año 785 y cuenta la historia que los cristianos, cuando conquistaron la ciudad en 1236 quedaron tan impresionados que no osaron destruirla. El mihrab es uno de los espacios más luminosos y bellos de la mezquita, máxima expresión del arte califal.

El Alcázar de los Reyes Cristianos es otro de esos lugares que no todos conocen. Se levantó en 1328 sobre una construcción romana y árabe; con posterioridad fue sede de la Inquisición y cárcel. En la actualidad se pueden ver diversas dependencias con sus patios interiores y un ordenado jardín donde corre el agua.

El Palacio de los Marqueses de Viana es otro lugar de obligada visita. Un emblemático palacio del siglo XVII que cuenta con doce patios y un bello jardín. En su interior acoge colecciones de arte, tapices, porcelanas y una biblioteca especializada en temas cinegéticos. Conocido también como el Museo de los Patios, ocupa una extensión de más de 6.500 metros cuadrados. En su interior se pueden visitar pavimentos con mosaicos romanos, artesonados mudéjares y excelentes pinturas.

A Córdoba, como a Constantinopla y Jerusalén, se le pide permiso antes de entrar, destocado y humilde. Córdoba está en su sitio, callada, amable y distante. Lugar de nacimiento de personalidades como Séneca, Góngora o Julio Romero de Torres, la ciudad andaluza huele a dama de noche y a dulce de convento.

No hay que olvidar su excelsa gastronomía, amplia y variada: desde ajoblanco de almendra o salmorejo, al estofado de rabo de buey o cordero en caldereta o a la miel…


Comparte
  • 223
    Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here