Comparte

La llegada del verano y la ligera mejoría de la situación covid en nuestro país invita al viajero a escaparse en vacaciones o el fin de semana para recorrer escenarios y sitios con historia; en definitiva lugares del norte de España con encanto. Eso sí, con prudencia, pero disfrutando a tope.

Una ruta con historia

La ruta del viajero por el norte del país le conduce a conocer emplazamientos tan interesantes como la Baixa Limia en Ourense, el desfiladero de las xanas en Asturias, el espectacular set de rodaje de las Bárdenas Reales en Navarra o un recorrido por el vasco valle de Carranza. Una guía de lugares que ha sido inspirada por la ruta del norte de España de Viajeros Ocultos.

La Baixa Limia en Ourense

Ponemos rumbo hacia tierras gallegas. Ruinas romanas, fuentes termales y cascadas vertiginosas salpican la abrupta comarca de la Baixa Limia, esa que surca el río en la esquina suroccidental de Ourense, lindando con Portugal.

La Baixa Limia es una de las zonas com mayor riqueza natural y paisajística del interior de Galicia. El agua es la protagonista absoluta, con numerosas fuentes termales y arroyos que bajan dando grandes saltos por la sierra de Xurés para unirse al río Limia.

Pero también es uno de los lugares más ricos en historia, como lo atestiguan las ruinas romanas que van apareciendo a lo largo de la ruta desde Riocaldo hasta Bande. Uno de los hitos legados es la Vía Nova, que se hizo para ir de Braga (Portugal) a Astorga (León) en el último tercio del siglo I.

De Roma a los visigodos, pues el viajero arriba hasta la iglesia visigótica de Santa Comba de Bande, del siglo VII, la más antigua de Galicia. Antes se ha visitado los restos del campamento romano de Aquis Querquennis, donde habitó una cohorte de la legión Séptima Gémina.

PUBLICIDAD

Reino de hadas y osos

Llegado a Asturias, el viajero se topa con la leyenda. Las ninfas de la mitología astur dan nombre a una garganta de la sierra del Aramo que se puede recorrer caminando por una senda increíblemente tallada en la roca vertical. Después de andar por estos precipicios, hay que acercarse a Teverga a saludar a las osas Paca y Tola, las otras reinas de la comarca.

santa_cmba_bande
La iglesia de Santa Comba de Bande.

El desfiladero de las xanas, en la zona central de la región, cerca de Oviedo, es una garganta no muy larga, de dos kilómetros, pero profunda, con un único camino que la recorre a media altura. El paseo se inicia entre las localidades de Villanueva y Tuñón. Hay que seguir la carreterrilla que sube en fuerte repecho hacia Tenebredo para asomarse a la visión estremecedor de los primeros precipicios.

Los tres concejos que confluyen en el desfiladero (Quirós, Proaza y Santo Adriano) forman con el de Teverga la mancomunidad de los valles del Oso, en homenaje al plantígrado que aún campea por estas cumbres y el macizo de Ubiña, límites de la comarca.

Un paisaje de otro mundo

Ya de camino a Navarra, el viajero debe atenerse de que el cine y la publicidad se rinden ante la belleza del parque natural de las Bardenas Reales, declarado Reserva de la Biosfera y moldeado a capricho por la erosión de los vientos y la lluvia.

Un desierto rugoso y ocre jalonado de barrancos afilados, cerros, mesetas y cortados cuya desnudez esteparia le otorga una apariencia lunar. Para algunos es un espectáculo surrealista y hay quien lo asocia también con un escenario extraterrestre. Y es que a lo largo y ancho de sus 40.000 hectáreas se suceden formas inverosímiles: barrancos escabrosos, cabezos de piedra caliza, cortados y cerros solitarios en un universo desértico.

Al sur de la región, en las estribaciones de La Ribera emerge una franja de tierra bañada por el Ebro y famosa por su rica huerta. Las Bardenas Reales se muestra al viajero como un paisaje árido y desnudo que ha servido de inspiración para escritores y artistas enamorados de su silencio y de su belleza.

Paisajes de cuento

El broche de la ruta con historia por el norte de España desplaza al viajero hasta Vizcaya, en concreto a Carranza. Se trata de un plácido valle conformado por un compendio de bosques, praderías donde pastan vacas y peñas calizas. Desde él es posible trazar una ruta que descubre lo más granado de la comarca de Las Encartaciones: catedrales góticas subterráneas, villas de sabor medieval, dólmenes prehistóricos….

La cueva de Pozolagua es una cavidad kárstica con caprichosas cuevas de estalagmitas y estalactitas que la convierten en una auténtica catedral gótica bajo tierra. Y es que reúne una concentración única en el mundo de tan delicadas formaciones creadas por la disolución del agua actuando sobre la roca calcárea durante 40 millones de años.


Comparte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here