Home Internacional Una tumba egipcia con 18 puertas es hallada en la ciudad de Luxor
Una tumba egipcia con 18 puertas es hallada en la ciudad de Luxor

Una tumba egipcia con 18 puertas es hallada en la ciudad de Luxor

0
0

La civilización egipcia, junto con la mesopotámica, dieron origen a lo que hoy es la actual cultura occidental legando al mundo impresionantes monumentos y esculturas de los que aún se desconocen varias de sus técnicas de construcción. Entre los restos arqueológicos de la civilización de los faraones destacan las espectaculares pirámides y esfinges, así como la emblemática ciudad de Luxor, donde se localizan varios de los lugares de mayor relevancia tales como el templo de Karnak o el Valle de los Reyes.

Esta región a orillas del Nilo tenía una ferviente creencia en el mundo espiritual, lo que llevó a la práctica de la momificación y a la construcción de peculiares tumbas, como la que ha sido hallada recientemente en Luxor. En plena necrópolis de Dra Abu-el-Naga se ha descubierto una curiosa tumba que se encontraba sepultada desde hace años bajo escombros acumulados de otras excavaciones.

Tras ocho meses de trabajos de excavación y restauración, finalmente ha sido abierta al pública el pasado mes de abril. Las investigaciones llevadas a cabo por los arqueólogos han arrojado luz sobre esta nueva tumba. Su construcción tenía como objetivo servir de lugar de reposo al cuerpo de Shedsu-Djehuty, un noble egipcio que ostentó el cargo de alcalde de Tebas y fue, a su vez, portador del sello real del Alto Egipto. Es, probablemente, la tumba de mayor envergadura de toda la necrópolis.

Más de 3.000 años de antigüedad

La peculiaridad de esta tumba reside en las dieciocho puertas distribuidas por toda la edificación que permiten su acceso al interior. Este impresionante hipogeo data de época ramésida (más de 3.500 años de antigüedad) y alcanza los 450 metros de longitud, en cuyo interior se han encontrado numerosos tesoros e inscripciones.

karnak_egipto
El impresionante Templo de Karnak.

De hecho, los arqueólogos han sido capaces de determinar a quién pertenecía gracias a las inscripciones aparecidas en la entrada de la tumba, donde el nombre y los títulos ostentados por Shedsu-Djehuty se encuentran reflejados. En los muros interiores se han encontrado escenas que muestran al difunto ante los dioses y varias escenas que reflejan determinadas actividades de la vida cotidiana.

Algunas de estas escenas de la vida diaria que se han podido descifrar revelan a ciudadanos pescando o cazando e incluso fabricando embarcaciones de madera a orillas del Nilo. Pero no es lo único hallado entre las paredes de la tumba.

Por ejemplo, en su interior se han encontrado importantes restos y tesoros: un sarcófago antropomorfo, una máscara funeraria, sellos funerarios, recipientes de cerámica y varias figuras funerarias llamadas ushebtis, cuya función era realizar las tareas diarias en sustitución del difunto en cuestión. Según los informes ofrecidos, esta tumba pertenece a la categoría de saff, que posee una estructura en forma de L con un pasillo inicial que conduce a la antecámara y, finalmente, a la cámara mortuoria.

Enclave prolífico

Asimismo, en el interior del hipogeo se ha localizado un enorme patio decorado con coloridas baldosas y en sus lados norte y sur dos pozos funerarios de once metros de profundidad de cada uno. Este tipo de enterramiento excavado en la roca fue muy popular en la zona tebana durante el primer período intermedio hasta la dinastía XI.

Proporciona a los arqueólogos una nueva comprensión de la arquitectura y el diseño que seguían los egipcios a la hora de construir las tumbas individuales en esta zona concreta de la colina de Dra Abu-el-Naga. De ese modo, estos nuevos datos permiten reorganizar el mapa histórico y arqueológico de este enclave tan prolífico.

El viajero aprovecha su estancia en Luxor para conocer un poco mejor el origen de la fascinante civilización de los faraones. Según los vestigios predinásticos, la zona de Luxor fue habitada al menos durante seis mil años, aunque no alcanzó su apogeo hasta el Imperio Nuevo (1550-1069 antes de Cristo) Tras la caída del poder centralizado, al final del Imperio Antiguo, Egipto se fragmentó en una serie de centros de poder locales.

egipto_luxor
Templo de Luxor.

Karnak, Tebas y Luxor

Lo que la mayoría de los viajeros actuales conoce como Luxor son tres áreas separadas: la propia ciudad, el pueblo de Karnak, unos kilómetros al nordeste, y los monumentos y la necrópolis de la antigua Tebas, en la orilla occidental del Nilo. A pesar de su pasado ilustre y su próspera economía impulsada por el turismo, la orilla oriental de Luxor conserva cierto encanto de mercado provincial.

El elegante templo de Luxor, a cuyo alrededor se reúne la ciudad, es una obra maestra de la arquitectura, con sus patios y santuarios dedicados a los dioses tebanos. Río abajo se alza el impresionante complejo de templos de Karnak, donde los faraones compitieron durante más de mil quinientos años por atraer la atención de los dioses mediante proezas arquitectónicas a cual más espectacular.

Como complemento a los monumentos, posee dos excelentes museos: el Museo de Luxor, que contiene una fascinante colección de objetos descubiertos en esta zona pródiga en animales, y el Museo de la Momificación, que exhibe momias humanas y de animales, explica con todo lujo de detalles cómo los antiguos egipcios perfeccionaron el proceso de embalsamamiento.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *