Home Internacional Monasterio de Tengboche: a los pies del Himalaya
Monasterio de Tengboche: a los pies del Himalaya

Monasterio de Tengboche: a los pies del Himalaya

0

Nepal es un país célebre por encontrarse a los pies del Himalaya y convertirse en el hogar del pico más alto del mundo: el monte Everest. Sin embargo, los paisajes y las vistas impactantes no son sus únicas características. Lo cierto es que Nepal es también un enclave rico en cultura y tradición, dos aspectos que han hecho de este destino el lugar ideal para los amantes de los lugares con historia. Se trata del monasterio de Tengboche en el Himalaya.

Excelsos paisajes nepalíes

Si tenemos que escoger un lugar icónico del Himalaya, sobresale uno entre el resto: el Monasterio de Tengboche es el más famoso de la región de Khumbu. El templo se encuentra en lo alto de una colina con el majestuoso monte Ama Dablam de fondo. Además, desde su ubicación privilegiada, ofrece a sus visitantes vistas únicas de los montes Nuptse, Everest, Tawache y Thamserku.

Situado en Khumjung a 3.867 metros sobre el nivel del mar, este monasterio es el templo budista principal de la región del Everest, el más grande de la zona y el de mayor altura del mundo.

Cada año, son miles los peregrinos y senderistas que visitan Tengboche. Este popular pueblo es uno de los lugares de paso de los senderistas que van camino al Campamento Base Everest, el trekking más popular del mundo. Por norma, los senderistas y montañistas pasan una noche en Tengboche y aprovechan para descubrir la cultura local, probar los platos tradicionales de la región y visitar el tan renombrado monasterio.

everest_tengboche
Tengboche está situado a las faldas del monte Everest.

Dominado por el budismo

El valle de Khumbu, donde se encuentra la aldea de Tengboche, fue influenciado por el Budismo desde hace 350 años. Escrituras antiguas del Tíbet se refieren a este valle, así como a los valles de Rowlang y Kanbalung como lugares sagrados.

El monasterio de Tengboche fue construido en el año 1916 por el Lama Gulu. Sin embargo, el monasterio que vemos hoy en día en la región no es el mismo que el que fue construido originalmente. En 1939 un fuerte terremoto azotó al país y al Himalaya. Muchas de las reliquias y escrituras fueron destruidas o se perdieron durante el seísmo.

Por fortuna, los monjes y la comunidad local lograron reconstruir el monasterio y devolverlo a su aspecto original. Pero en 1989 un incendio dañó nuevamente el edificio, que fue reconstruido una vez más, en esta ocasión reemplazando los antiguos cimientos por una estructura más sólida, con mampostería de piedra.

En el exterior de Tengboche se pueden apreciar dos coloridos leones que protegen la entrada. Un elemento propio de la cultura del Himalaya y de Nepal. Coloridas columnas visten el lugar que permite acceder al monasterio, y en el interior las tonalidades deslumbran a quienes lo visitan.

Culto a Buda en Nepal

El edificio principal tiene el obligatorio Dokhang, es decir, la sala de oración, donde se deifica una gran estatua de Buda, que se extiende a lo largo de los dos pisos del templo. El buda está flanqueado por Manjushri, la deidad de la sabiduría, y por Maitreya, el futuro Buda.

tengboche_nepal
El budismo es la religión oficial de Nepal.

Las imágenes en torno a Buda adornar las paredes de dentro de Tengboche, revestidas con tapices y banderines de colores bordados con hilos dorados. La alegría que transmite el monasterio por dentro y por fuera refleja sin dudas el estilo de vida de las comunidades locales, que reciben con los brazos abiertos a todos los visitantes de la región.

La excepcionalidad del lugar donde está emplazado el monasterio de Tengboche, el Parque Nacional de Sagarmatha, ha permitido que la UNESCO lo haya declarado Patrimonio de la Humanidad por su valor universal excepcional.

Nepal es un país único y cautivador que enamora al viajero. Ubicado entre la India y el Tíbet, se trata de un país de naturaleza montañosa en cuyo territorio se encuentran, total o parcialmente, algunas de las cumbres más altas de la Tierra, destacando el monte Everest (8.848 metros de altura), así como otros siete de los llamados ochomiles. Si se anima a la aventura, resulta recomendable que el viajero haga la caminata hasta Tengboche y visite el monasterio a mayor altura del mundo. No decepciona en absoluto.

Las peripecias del viajero por Asia pueden continuar en otros destinos con historia de mucho interés. Por poner un ejemplo: Filipinas tiene casi de todo.  Campos de arroz de color verde esmeralda, grandes ciudades con edificios colosales, volcanes que escupen fuego y mucha gente sonriente. Manila se alza como una capital repleta de historia que llama la atención del viajero en cada esquina.

 

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *