Comparte
  • 374
    Compartidos

Un frío noviembre de 1819 el Museo del Prado de Madrid abría sus puertas en el edificio de Juan de Villanueva (que lo sigue albergando en la actualidad) El Museo del Prado es un lugar de memoria. Una pinacoteca nacional que es mucho más que eso: todo un archivo visual de la historia de nuestro país. Una historia compleja, pero fecunda.

Iniciativa de los reyes

Surgido como iniciativa de Isabel de Braganza, esposa del rey Fernando VII, originalmente contaba con tres salas abiertas al público y se denominó Museo Real de Pintura y Escultura hasta 1868, cuando pasó a llamarse Museo Nacional del Prado.

Para cobijar el primitivo conjunto de 311 pinturas procedentes de la colección real, la reina escogió personalmente un edificio que había construido Juan de Villanueva como gabinete de historia natural, función que nunca desempeñó.

Doscientos años después, es posible contemplar cómo la colección ha aumentado hasta albergar más de 8.000 pinturas, además de otras decenas de miles de obras en otros soportes, que conforman uno de los conjuntos más extensos del mundo.

fachada_museo_prado
Entrada al Museo del Prado./ https://www.shutterstock.com/es/photos

Al abrirse al público las Colecciones Reales en 1819, estas continuaron siendo propiedad personal del soberano. A la muerte de Fernando VII, las obras estuvieron apunto de ser divididas entre sus herederas. Para evitar que esto se repitiera, se decidió que el museo pasara a ser titularidad de la Corona y no del monarca. Hasta 1872 fue así, momento en el que el Gobierno los nacionalizó.

Traslado a Valencia durante la Guerra Civil

Las obras de arte del Museo del Prado sufrieron una peripecia destacada cuando estalló la Guerra Civil. Casi inmediatamente después del golpe de Estado del 18 de julio de 1936, se pusieron en marcha mecanismos de protección. Se creó una Junta de Incautación y Protección del Tesoro Artístico. Ya el 4 de agosto las salas dejaron de ser visitables. Para protegerlas de los bombardeos, se trasladaron a Valencia, y se conservaron en las Torres de Serranos.

Son cientos las obras que sobresalen en el Museo del Prado. En 1901 ingresaron en la galería La maja vestida y La maja desnuda de Francisco de Goya. Con el paso del tiempo se fue ampliando su extensa colección a través de las obras que poseían algunos reyes. Lo que permitió ir acumulando obras de grandes maestros como Velázquez, Rubens, El Greco, Goya y un largo etcétera.

Los cuadros del Prado más famosos

Sus cuadros son mundialmente conocidos: Las Meninas (Velázquez), Las tres gracias (Rubens), La Anunciación (Fra Angelico), Autorretrato (Durero), El Jardín de las Delicias (El Bosco), El Cardenal (Rafael), El caballero de la mano en el pecho (El Greco), Los fusilamientos y La familia de Carlos IV (Goya), Carlos V en Mühlberg (Tiziano), El Lavatorio (Tintoretto)…

Aproximadamente, el Museo tiene inventariados 35.000 objetos, entre los que se encuentran 7.825 pinturas, 8.637 dibujos, 5.493 grabados y 34 matrices de estampación; 932 esculturas; 1.101 piezas de artes decorativas, 38 armas y armaduras, 2.155 medallas y monedas, 981 fotografías, cuatro libros y 155 mapas.

meninas_velazquez
En 2018 la institución fue visitada por casi tres millones de personas. Que se dice pronto. El Prado y sus colecciones son reflejo de la historia de España. Desde su creación en 1819 el Museo del Prado ha sido un decisivo actor del progreso de la historia del arte. Ha sido determinante en la recuperación de los primitivos españoles y de figuras emblemáticas como El Greco, en el encumbramiento de Velázquez a la cúspide del parnaso pictórico español y sus salas han servido de inspiración a algunos de los pintores más vanguardistas de los últimos 150 años.

El viajero que vaya de visita a Madrid, tanto si es una escapada de fin de semana o tiene la intención de permanecer varios días, tiene como obligada referencia acudir a una de las mejores pinacotecas del mundo. Para llegar al Museo del Prado desde cualquier rincón de la capital de España, puede elegir alquilar un servicio de coches con conductor en Madrid. Un tour personalizado con un equipo de chóferes privados expertos y profesionales.

Abierto: De lunes a sábado de 10 a 20 horas. Domingos y festivos: de 10 a 17 horas.
Horario gratuito: De lunes a sábado de 18 20 horas. Domingos y festivos: de 15 a 17 horas.


Comparte
  • 374
    Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here