Comparte
  • 346
    Compartidos

Entre 3000 y 1300 antes de Cristo, pequeños grupos humanos dedicados a la agricultura y a la ganadería habitaron el archipiélago balear. Es la época de los sepulcros megalíticos y de los ritos funerarios en túmulos mortuorios formados por piedras gigantescas, como la Naveta des Tudons.

¿Viviendas o túmulos funerarios?

Al final de este periodo pretalayótico empiezan a aparecer las navetas, edificaciones en forma de nave o barco invertido, destinadas a finalidades funerarias, aunque en la isla de Mallorca las llamadas navetiformes podían servir también como vivienda.

La naveta más famosa es la Naveta des Tudons, en la isla de Menorca. Este monumento con funciones funerarias, y excepcionalmente conservado pese a su antigüedad, podría ser el edificio más antiguo de Europa. En su interior se han hallado numerosas piezas que ayudan a entender las culturas pre-talayótica y talayótica.

Mide 13,6 metros de larga por 6,4 de ancha. Restaurada en los años cincuenta del pasado siglo, aportó los restos de al menos 100 individuos y objetos de sus depósitos funerarios: pulseras de bronce, botones de hueso y cerámica, Su nombre significa ‘La nave de las palomas torcaces’. En la actualidad está restaurada y el yacimiento está abierto al público para su visita. Es uno de los iconos y reclamos turísticos más importantes de Menorca y de las Baleares.

talayot_menorca
Los talaiots de Menorca son una maravilla de la antigüedad./ https://www.shutterstock.com/es/photos

Yacimientos en Menorca

En sus 700 kilómetros cuadrados, Menorca esconde un rico patrimonio prehistórico muy bien conservado que encierra unos cuántos enigmas: aparte de la Naveta del Tudons, también están el yacimiento de Talatí de Dalt, la Cueva d’en Xoroi, el Poblado de Torre d’en Gaumés…

Hacia el año 1300 a.C. las Islas Baleares sufrieron la invasión de los pueblos talayóticos, cuya cultura guerrera perduraría hasta la conquista romana. Llegaría entonces la hora de la era megalítica, en la que los talayots, las taulas menorquinas y las naves proliferaron en el entorno de una sociedad guerrera, la de los baleáricos.

Es muy probable que estos pueblos, cuyas influencias culturales parecen provenir de El Argar y Cerdeña, intentaran establecer lazos comerciales con otros pueblos de las orillas del Mediterráneo. Sin embargo, la preponderancia fenicia en el terreno de los negocios y su superior predisposición para las relaciones comerciales condenó a los baleáricos a una vida sedentaria y aislada.

Los talayots de Menorca

Es durante este periodo cuando surge el talaiot, el monumento prehistórico por antonomasia de las Baleares. Se trata de una gran torre construida de piedra, con técnica ciclópea, en algunos casos bien tallada. Pueden ser circulares, rectangulares, ovalados, cuadrados o absidiales.

Lo que sabemos de la Cultura Talayótica, que habitó el archipiélago de las Baleares entre el Bronce Final y la Edad del Hierro, es solo comparable a lo que ignoramos. ¿De dónde venía ese pueblo de ‘gigantes’? ¿Qué lengua hablaba?

ruta de los talayots
Estas ciclópeas construcciones se construyeron sin argamasa./ https://www.shutterstock.com/es/photos

Lo extraordinario es que los grandes monumentos de Menorca se construyeran con piedras de grandes dimensiones colocadas en seco, sin argamasa, con unas peculiaridades que los hacen únicos y singulares dentro del patrimonio mundial. ¿Cómo fueron capaces los pobladores de la isla de levantar rocas que pesaban más de 25 toneladas? ¿Y cómo se sostienen incólumes más de tres mil años después? Todo un reto que la arqueología no consigue descifrar

Entre 1000 y el 700 a.C. se levantaron los talayots y, también, se excavaron cuevas funerarias en los acantilados de calas y barrancos como el de Calascoves (Alaior). En el área de Mahón, la más monumental, despunta un yacimiento: Talatí de Dalt, de finales del II milenio antes de Cristo.


Comparte
  • 346
    Compartidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here