Home Murcia Murcia: la pequeña gran capital
Murcia: la pequeña gran capital

Murcia: la pequeña gran capital

0
0

Incluir a Murcia en la agenda de sus viajes es una estupenda elección, ya que esta ciudad de ambiente mediterráneo, transparente, luminosa y moderna, sorprende de verdad. Calles, plazas, paseos, puentes, museos, galerías, locales públicos, centros de interés y una amplia oferta lúdica de teatro y música, ofrecen la posibilidad de pasar unos días inolvidables.

La Gran Vía de Alfonso X es la principal arteria comercial de la ciudad, las calles que salen a ambos lados esconden pequeños rincones, placitas y tiendas de todo tipo. No cabe duda de que Murcia tiene unas excelentes dimensiones para poder callejearla.

La calle Trapería y Platería son un verdadero escenario para ello y un vivo reflejo de la estructura gremial original de la urbe: alfareros, vidrieros, comercios de todo tipo, algunos centenarios y otros más morenos y vanguardistas, distraen la mirada del viajero. Gracias a un clima benigno durante la mayor parte del año, Murcia es ideal para disfrutar de la calle tanto de día como de noche.

Un paseo por el Casco Antiguo

El barrio del Carmen se encuentra en la margen derecha del río Segura, y se accede por varios puentes, pero es recomendable llegar por el Puente Viejo, del siglo XVIII, donde la imagen de la Virgen de los Peligros nos vigila al pasar.

destino_murcia
Murcia es uno de los destinos a tener en cuenta este verano./ Adrián Madrid

La antigua Mursiya, regada por el río Segura, fue puerto fluvial fenicio y romano y, más tarde, provincia bizantina. En el año 831 Abderramán II mandó construir la ciudad para convertirla en capital de la provincia califal. En el siglo XII, Ibn Mardanis, el rey lobo, monarca de Valencia y Murcia, la convirtió en capital de Al-Ándalus y cien años más tarde, el rey Alfonso X el Sabio la anexionó a Castilla.

La catedral que hay que visitar

La visita indispensable en Murcia se debe hacer a su catedral de Santa María, construida entre 1394 y 1462. Ubicada en el centro de la capital, se combinan en ella distintos estilos arquitectónicos, como la fachada barroca, la torre, una de las más altas de España, que es una mezcla de toscano y barroco; la capilla del Junterón de estilo plateresco.

El Palacio Episcopal, junto con la fachada de la catedral, forman un conjunto arquitectónico muy equilibrado. Se compone de dos edificios: el llamado Martillo del palacio, y el palacio propiamente dicho. En el interior son de gran interés la escalera imperial que responde al barroco romano o el patio, con tres arcos de orden dórico.

El bullicio del centro

Por un calle lateral, la del Arenal, caminando hacia el río, el viajero accede al auténtico centro neurálgico de la ciudad, la Glorieta de España, una plaza del siglo XVIII, siempre bulliciosa, en la que está ubicado el Ayuntamiento. Junto a la Glorieta está el edificio del antiguo hotel París, que posteriormente fue el Universal y, por último, el hotel Victoria.

murcia_mar_menor
Después de la visita a la capital murciana, se puede navegar en el Mar Menor.

Por la calle Trapería salimos a la plaza de Santo Domingo con la iglesia del mismo nombre y el palacio Almodóvar, alrededor del cual tenemos la plaza Romera y el teatro, el palacio Vinadel, la iglesia de Santa Ana y el convento de Santa Clara. Hay que visitar también el Museo Arqueológico, donde puede contemplarse una notable colección de cerámica.

Salzillo y su museo

Otra visita obligada es la del Museo Salzillo, el escultor murciano y maestro del barroco. Tiene aquí más de 1.000 magníficas tallas de rica policromía, un belén de casi 600 figuras, la Última Cena, la Virgen de la Leche, el beso de Judas, la oración del Huerto, la Caída, la Verónica y San Juan Evangelista.

El casino es un edificio emblemático de Murcia, único en su categoría, donde destaca un tipo de arquitectura ecléctica. Fue fundado a mediados del siglo XIX y ampliado más tarde. Cuenta con un vestíbulo con artesonado de madera noble, frisos de altorrelieve, un patio neonazarí, el patio pompeyano adornado con doce columnas de mármol y esculturas…. Digno de visitar.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *