Comparte

Si bien nuestro país se distingue por ofrecer al visitante ciudades modernas y avanzadas, existen lugares en los que parece que el tiempo se detuvo, ya que guardan la historia viva de los españoles.

En estos destinos, el viajero tiene la oportunidad de explorar rincones que invitan a conocer el legado histórico del país.

El Camino de Santiago Portugués forma parte de este grupo. El viajero puede descubrir más detalles del recorrido en este enlace y atreversee a desentrañar los secretos que esconde la ruta seguida por los peregrinos desde la Edad Media. 

Monasterio de Piedra y su parque natural

A los pies del río Piedra, y enmarcado en fastuosos parajes naturales, el monasterio (sito en Nuévalos, Zaragoza) es uno de los principales atractivos de toda Aragón.

Al parecer, sus cocinas sirvieron para elaborar los primeros chocolates de Europa en 1514.   

A lo largo de seis siglos, esta obra arquitectónica sirvió de cobijo a quienes acudían a realizar sus rezos desde su fundación en 1194.

Sin embargo, el 4 de noviembre de 1835 cerró sus puertas y quedó en completo abandono. Cinco años más tarde, la familia Muntadas adquirió la propiedad y la convirtió no solo en su hogar, sino en un espacio de uso turístico.

En la actualidad, podemos visitar tanto el edificio del monasterio como sus hermosos jardines. En sus muros, se esconde parte de la última etapa del romanticismo, hasta el barroco.  

El Camino de Santiago Portugués 

Si bien la ruta comienza en Lisboa, el Camino de Santiago es una de las opciones más recomendadas al momento de sumergirse en la historia española.

El final del recorrido nos lleva hasta la hermosa catedral gallega, no sin antes conocer sitios emblemáticos de la provincia de Pontevedra.  

Entre las rutas jacobeas, el Camino Portugués es una de las rutas más transitadas, tanto por la suavidad del recorrido, como por su valor histórico, la posibilidad de conocer diferentes culturas y quedar encantados con tantos escenarios naturales. 

toledo cuevas de h rcules
Las Cuevas de Hércules en Toledo.

Las Cuevas de Hércules

De acuerdo a la tradición de Toledo, las Cuevas de Hércules formaron parte del Palacio de Hércules, por ello, cuentan leyendas mágicas.

Hoy en día, brindan la opción de conocer dos espacios que, además de estar bien diferenciados, corresponden a distintas épocas de la historia. 
La primera área corresponde a espacios subterráneos, los cuales, durante la era romana, funcionaron como cisternas.

En la segunda, nos topamos con los restos de la iglesia de San Ginés, una obra de estilo románico que data del siglo XII, así como los de una mezquita y de un templo visigodo. 

La Muralla Púnica de Cartagena (Murcia)

Este yacimiento arqueológico del siglo III a. C. presume de estar entre los pocos restos fenicios que podemos encontrar en la Península.

Sus muros sirvieron de defensa a Qart-Hadast durante el combate protagonizado por Roma y Cartago en la búsqueda del dominio del mediterráneo en el año 227 a.C.

El hallazgo de un lienzo de la muralla que data de la época cartaginesa y de una cripta de la ermita de San José sirvieron para despertar el interés de convertir el lugar en un museo abierto al público integrado en conocer acerca de la historia local.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí