Comparte

Andorra cuenta con muchas cosas para hacer. Paraíso del esquí para muchos, cuando nos adentramos en su cultura nos damos cuenta de que son varias las opciones vacacionales que el viajero tiene aquí.

La ruta del románico en Andorra, como uno de los descubrimientos más bellos, se ha convertido en ese capricho único para los amantes del arte.

Sus iglesias, pintorescas como pocas, disponen de características exclusivas, de diseños que solo se han visto en el Principado. Esto, que le da una calidad diferente con respecto a las demás, ha hecho que el turismo crezca en este sentido, que no solo sea el balneario, las compras y/o la nieve lo que trae al viajero hasta aquí.

¿Cuáles son las iglesias del románico en Andorra?

Metidas en el románico lombardo, las iglesias de Andorra son muy fotogénicas, perfectas para entrar en ellas y darnos cuenta de lo que realmente merece la pena.

Con bastante a su favor, cualquiera que disfrute de la Historia y del Arte en general, tiene aquí un pase único, algo que debería empezar a considerar un poco mejor. Estas son las principales:

Iglesia de Santa Coloma

Conocida por su campanario, la iglesia de Santa Coloma es una de las grandes favoritas del turismo en Andorra.

Situada en la carretera que va desde la capital hasta Sant Julia de Loira, puedes acercarte a verla en cualquier momento y disfrutar de una belleza que no se encuentra en ninguna otra parte del Pirineo.

Iglesia de Sant Joan de Caselles

Ubicada en Canillo, en la dirección que va a la carretera de Francia, nos encontramos con la iglesia de Sant Joan de Caselles. Con nave rectangular y cubierta de madera, está en perfecto estado de conservación y se ha convertido en parada obligatoria de las rutas que se hacen por el país.

Iglesia de Sant Martí de la Cortinada 

Menos conocida que las otras dos, la iglesia de Sant Martí de la Cortinada se agregó a las rutas organizadas del románico no hace mucho.
Con murales que podemos ver incluso si nos asomamos por las rendijas, parece estar perdida en medio de la nada dando al ambiente una curiosidad tan única como fantástica.

andorra_romanico
Iglesia románica San Martín de la Cortinada./ lorentey

Iglesia de Sant Climent de Pal

Anclada en las montañas, la iglesia de Sant Climent de Pal es perfecta para hacer una parada en el camino, para que nos sentemos a observar todo lo que hay a su alrededor con calma y mucho esmero.

La entrada, que cuesta 5 euros, permite la conservación del monumento para que otras personas puedan disfrutar de él.

Como vemos, Andorra cuenta con obras únicas del Románico que enamorarán a cualquier persona que pase por aquí. Si bien parecen estar hechas para amantes de la Historia del Arte, son muchos los viajeros que se han quedado sin palabras en el momento en que se pusieron a los pies de algunas de las iglesias aquí mencionadas.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí