Comparte

Ibiza suena a fiesta, a turismo y a diversión. Pero tiene mucho más de donde sacar partido El viajero se desplaza hoy hasta Sant Antoni de Portmany (o San Antonio Abad). Localizado en la zona noroeste de la isla, se trata de uno de los centros turísticos más destacados, pero también un lugar económico dentro del resto de Ibiza.

Por supuesto, lo que abunda en San Antonio son bares, pubs y discotecas de todo tipo. Es un reclamo acogedor de las islas Baleares. Pero no solo de ocio vive este lugar con historia.

La historia de Sant Antoni de Portmany

A la entrada de la villa el viajero encuentra un extraño monumento consistente en un huevo con una carabela dentro, que con cierta ironía recuerda Cristóbal Colón nació en Eivissa.

El nombre de la población probablemente derive de Portus Magnus (gran puerto), conocido así por los romanos. Hasta aquí llegaron en 1541 las galeras de Carlos I, derrotadas tras el desastre sufrido en Argel.

Mezcla de elementos varios, la villa de Portmany conserva sus dos caras. Por un lado mantiene el carácter de ‘riente caserío pescador’; una gran y plácida bahía cerrada por el islote de la Conillera (donde dicen que pudo nacer Aníbal el cartaginés).

Qué ver y hace en Sant Antoni de Portmany

Por otro, Sant Antoni en ocasiones resulta caótico. A pesar de todo, la villa no ha perdido su encanto. Todo lo contrario. La fachada marítima, con su largo paseo donde se colocan las golondrinas que van a las calas de Formentera, acaba en un espigón donde poder ver la puesta de sol.

PUBLICIDAD
sant_antoni_portmany
Las calas abundan en Sant Antoni de Portmany.

Resulta recomendable dar una vuelta por el casco antiguo para visitar la iglesia de San Antonio, un templo fortificado construido en 1385. También puede el viajero acercarse al faro de Coves Blanques o al Aquarium Cap Blanc, además de moverse por los distintos pueblecitos que se esparcen en la zona.

Desde Sant Antoni, la bahía en su parte sur se caracteriza por una costa bastante urbanizada que conserva buenas playas y calas. Aquí se encuentran el Port des Torrent, cala Bassa y cala Comte, desde la que parece que puede tocarse la isla des Bosch.

Saliendo de la villa de Portmany, se encuentra la curiosa capilla subterránea de Santa Agnès. Se trata de una cueva-santuario, que con probabilidad ya funcionó como tal en los tiempos púnicos.

Dónde alojarse en San Antonio

En los meses de verano puede ser complicado encontrar un sitio para dormir en Ibiza, pero no imposible. Por supuesto, durante el resto del año también supone un lugar confortable. Hoteles de 4 estrellas al alcance de todos los bolsillos, apartamentos y apartahoteles o villas y pequeñas casas rurales son algunas de las opciones más interesantes.

San Antonio es un lugar muy turístico, por lo que los alojamientos del centro suelen tener una alta ocupación, pero las comunicaciones son óptimas y no resulta descorazonador estar a unos 15 minutos si el viajero se mueve con transporte público o disfruta de coche en alquiler (o propio).

Precisamente, esta gran afluencia de público es lo que permite a Sant Antoni tener una oferta muy variada. Si el viajero pretende alojarse aquí cuenta con una gran cantidad de lugares donde poder elegir, por lo que deberá planificar su descanso con previsión.

Si busca lujo y excelencia, en la Bahía de San Antonio encontrará algunos hoteles de máximo esplendor, muy tranquilos e incluso adults only. Otros hoteles de 4 estrellas, con una situación igualmente interesante, permiten disminuir un poco el gasto y poder seguir disfrutando de relax.

Si lo que quiere es otro tipo de alojamiento, los apartahoteles, apartamentos o villas privadas pueden ser una opción a tener en cuenta. Los precios varían según las comodidades y los emplazamientos, como ocurre con los hoteles, pero el viajero tendrá la libertad que busca en esta aventura.

Incluso puede marcharse a una casa rural o un hostal más alejado del centro, que tenga buena conexión con las calles principales y le permita desconectar de los ruidos.


Comparte
Artículo anteriorUn paseo con historia por Zaragoza
Artículo siguienteLas Vegas, ciudad sin ley
Avatar of Javier Ramos
Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here