Comparte

Durante mucho tiempo considerado poco más que un anodino lugar de paso, se ha reivindicado como uno de los destinos de moda del mundo. Singapur ha pasado de ser el bicho raro de Asia a encontrar su propio estilo, como Tailandia, por ejemplo.

Arquitectura de ciencia ficción

El nuevo Singapur es mucho más que satay (plato típico de pollo) y centros comerciales: arquitectura de ciencia ficción entre opulentos jardines, arte contemporáneo en cuarteles coloniales reconvertidos y café con denominación de origen en las shophouses.

Sus habitantes están obsesionados por la buena comida. Es el componente que más ha unificado las divisiones étnicas, y los mercados de vendedores ambulantes más populares del país son una embriagadora mezcla de especias chinas, malayas e indias.

El juego en Singapur

También son amantes del juego. De hecho, la capital del país, de mismo nombre, alberga el casino independiente más caro del mundo. Se trata del Marina Bay Sands, que abrió sus puertas en 2010 y cuenta con tres torres hoteleras, un centro de convenciones y exposiciones, un centro comercial, dos teatros, seis restaurantes…

Este viaje con historia a Singapur quizá haya despertado en el viajero cierto interés por el entretenimiento. Uno de los juegos más populares es el de las tragaperras. Ahora también se puede disfrutar online de esta modalidad. Lo que comenzó como una innovación en el pasado ahora se puede considerar como el juego más extendido en los casinos físicos y en línea.

PUBLICIDAD

La historia de Singapur

Ahondemos ahora un poco en la historia de Singapur. La isla, anteriormente llamada Temasek, fue bautizada Singapur en el siglo XIV por el príncipe Paramésuara. Este territorio adquirió considerable importancia en el siglo XIV, pero fue arrasado por los javaneses y quedó desierto hasta el año 1819, cuando el británico Stamford Raffles, con el dinero saqueado de las Haciendas Españolas de América, adquirió y fundó un asentamiento en el sitio donde actualmente se encuentra la moderna ciudad.

arboles_singapur
La maravillosa arquitectura de los árboles del futuro que ofrece Singapur.

La ambiciosa ‘ciudad en un jardín’ tal vez sea una inesperada y maravillosa sorpresa para los amantes de la naturaleza. En un autobús urbano se puede llegar a selvas donde se oye la cháchara de los monos o a humedales plagados de lagartos gigantes. En el centro urbano, el jardín botánico supone una relajante escapada.

Qué ver en Singapur

Obligada es la visita a los Jardines de la bahía, que con sus 101 hectáreas son el principal activo hortícola de Singapur. Posee casi 400.000 plantas y una arquitectura contemporánea impresionante, con los ‘superárboles’, futuristas estructuras botánicas gigantes conectadas por una gran e iluminada pasarela.

Uno de los mejores zoológicos del mundo es el de Singapur. Su recinto al aire libre permite a los animales deambular libremente y, a los visitantes, verlos sin obstáculos. Es uno de los pocos lugares, aparte de Borneo o Sumatra, donde se puede descansar bajo un árbol con orangutanes pocos metros más arriba.

Los 2,5 kilómetros de la antigua carretera polvorienta de Orchard Road, flanqueada por plantaciones de especias y huertos, son ahora una ristra de magníficos centros comerciales, grandes almacenes y tiendas especializadas.


Comparte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here