Comparte

Playas paradisiacas en Sri Lanka, y también infinitas, ruinas eternas, habitantes hospitalarios, multitud de elefantes, surf de primera, buenos precios, trenes divertidos, un té famoso y una comida sabrosa son sus señas de identidad.

Podría decirse que Sri Lanka se ha escondido de la vista de todos. Años de guerra y retos como los tsunamis la han alejado de los circuitos hasta hace poco, pero a medio camino entre las partes más transitadas de la India y el sureste asiático, su atractivo es innegable.

El turismo en Sri Lanka se presenta como uno de las visitas que el viajero debe hacer al menos una vez en su vida.

Pocos lugares contienen tanto Patrimonio Mundial de la Unesco en tan poco espacio. Las distancias son cortas: se puede ver el hogar sagrado del árbol vivo más antiguo del mundo por la mañana e impresionarse por centenares de elefantes por la tarde.

Se puede descubrir una playa especial, meditar en un templo de 2.000 años, intercambiar sonrisas paseando por una aldea tranquila. Admirar las aves y las flores silvestres y tratar de contar los platos que llevan curry y arroz.

sri_lanka_elefantes
Elefantes en Sri Lanka.

5 lugares que ver o hacer en Sri Lanka

En tren a Ella. A veces es imposible conseguir un asiento en el lento pero popular tren a Ella, pero queda compensado si se logra un buen sitio en un compartimento solo con plazas de pie y magníficas vistas a una alfombra de plantaciones de té.

Parque Nacional de Ida Walawe. Esta enorme extensión de praderas de sabana que rodea al embalse es lo más parecido a África oriente en Sri Lanka. Hay manadas de búfalos, ambares, cocodrilos, multitud de aves y muchísimos elefantes.

Antigua Anuradhapura. Concentra en 3 kilómetros cuadrados gran parte del patrimonio cultural y religioso de Sri Lanka. En el centro crece uno de los árboles más antiguos del mundo, sl Sri Maha Bodhi, que ha sido cuidado durante más de dos mil años por gurdas forestales dedicados ex profeso.

Roca de Sigiriya. Aunque fuera por los jardines que crecen a los pies de Sigiriya, ya resulta digno de verse el lugar. Estanques y pequeños riachuelos artificiales riegan estos jardines acuáticos y brindan un toque de serenidad idílica en un paisaje abrasador.

Parque Nacional de Bundala. Minetras las multitudes se dirigen al cercano Parque Nacional de Yala, el de Bundala, acreditado por el Ramsr, queda algo olvidado. Pero con sus grandes masas de agua y el canto de sus aves, sería un error ignorarlo.

Uno de los grandes reclamos turísticos de Sri Lanka es visitar su capital, Los británicos fueron expulsados después de la independencia en 1948, pero su legado se mantiene.

Colombo tiene grandes avenidas arboladas en las que se pueden ver estructuras del Imperio en todo su esplendor. La sede del Museo Nacional es típicamente colonial.

Si el viajero prosigue su viaje por Asia, puede descubrir otros lugares con historia muy interesantes, como Tailandia y su capital Bangkok o Singapur.


Comparte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí