Comparte
  • 6
    Compartidos

Es la capital de un país, Irlanda, que fue sometido durante muchos siglos. La tradición, que se plasma en sus calles y sus personajes, tan bien retratados por autores como James Joyce, se une a la modernidad en una de las economías más prósperas de Europa. Haciéndole competencia a su vecina Londres. Hay que visitar Dublín.

Visitar Dublín: Una ciudad acogedora

Dublín, además de la capital, es también la ciudad más importante de la isla. A primera vista no parece una urbe especialmente interesante; el viajero deberá escarbar un poco para encontrar su verdadera esencia, con unos encantos que la convierten en una ciudad bellísima y acogedora.

Para disfrutar de Dublín el viajero debe recorrerla de una forma pausada, relajada. Se trata de una ciudad con una larga e interesante historia cuyas huellas han quedado reflejadas en sus calles y construcciones.

PUBLICIDAD

Fundada por los vikingos

El asentamiento de Dublín fue creado por los vikingos en el siglo IX tras derrocar a los guerreros celtas que habían dominado el país los diez siglos anteriores. Hasta que el reino fue conquistado por los normandos en 1169.

El río Liffey, que atraviesa Dublín, ha sido testimonio de excepción de todos estos acontecimientos. Su cauce divide la ciudad en dos mitades diferenciadas. Una de las características de la ciudad es su arquitectura georgiana, estilo propio del siglo XVIII. Lo vemos en el Parlamento y la Universidad.

Irlanda es literatura

De la capital de Irlanda salieron algunos de los nombres más importantes de la literatura occidental: Swift, Oscar Wilde, Joyce, Becket, Yeats… El propio Joyce afirmaba que bastaba con leer su obra Ulysses para reconstruir cómo era la ciudad en el momento en que ocurren los hechos de su novela.

Igual que ocurre con la literatura, la magia de Dublín también se refleja en la música. Una muestra de ello es la gran oferta de grupos musicales que actúan en vivo en los pubs. Solo en la ciudad están censados más de un millar, por lo que parece claro que una visita a este destino no puede terminar si al viajero no ha pasado antes una noche en uno de estos locales.

dublin_temple_bar
The Temple Bar en Dublín

Un paseo por Dublín

Al callejear por Dublín hay que tener en cuenta que en Irlanda la numeración de las casas es correlativa y no está diferenciada en pares e impares como sucede en España. Pasear por barrios como Temple Bar significa descubrir la historia de una de las zonas más antiguas de Dublin y deleitarse con una cerveza en cualquiera de los pubs que llenan sus esquinas.

Si hablamos de referentes patrimoniales, resultan de obligada visita el Trinity College, la catedral de San Patricio o el Castillo de Dublín. Para pasear, el parque Saint Stephen’s Green y, como experiencia didáctica y nutritiva, hay que acudir hasta la fábrica y almacén de la cerveza Guiness.

Casinos y turismo en Dublín

Lo mejor del turismo de casinos aqui es que puede atraer a un gran número de personas de varios países y concentrarlas en un solo lugar. Dado que hay mucha gente en los casinos, otras industrias también pueden beneficiarse de eso. La industria hotelera de Dublín es una de las que realmente se beneficia del turismo de casinos. Donde hay un casino, generalmente hay hoteles, complejos turísticos y restaurantes. Es por eso que las asociaciones entre hoteles, casinos y restaurantes son muy comunes.

No solo florecen los hoteles y restaurantes, sino también otras atracciones turísticas de la zona. Los restaurantes locales de Dublin reciben una bandada de visitantes extranjeros que vienen de los casinos. Estos viajeros tienen la oportunidad de probar las cocinas locales. Esto contribuye aún más al turismo del país.

Aparte de los encantos que el viajero descubrirá cuando viaje a Dublín, despierta la atención que la ciudad irlandesa tenga una larga tradición relacionada con el póker. Tanto en locales especializados como en pequeños pubs, esta modalidad de juego se ha convertido en una afición para muchos en Irlanda. De hecho se celebra aquí el Irish Open, el torneo más antiguo del país. 

Dónde dormir: The Croke Park Hotel; 3 Jones’s Road, Ballybough, Dublin, D03 A095, Irlanda; +35318714444.

Dónde comer: Boojum Smithfield; Block C, 19 Smithfield, Arran Quay, Dublin, D07 A034, Irlanda; +35318783305.


Comparte
  • 6
    Compartidos
Artículo anteriorJapón y todas sus maravillas
Artículo siguienteLos 6 castillos más bonitos de Francia
Anónimo
Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here